¿Quién inventó el inodoro?

2018-07-31T18:19:30+00:0031 Jul. 2018|

Es posible que pienses que la gente necesita inodoros para que la civilización se una y progrese. Sin embargo, hay registros antiguos que se remontan a alrededor del 2800 a. C. que muestran que los primeros inodoros eran un lujo que sólo se podían permitir las familias más pudientes del asentamiento de Mohenjo-Daro, en el Valle del Indo.

Los tronos eran simples pero ingeniosos para su época. Estaban hechos de ladrillo con asientos de madera, y tenían conductos que transportaban los residuos a los desagües de las calles.

Todo esto fue posible gracias al sistema de alcantarillado más avanzado de la época, que incluía varias tecnologías sofisticadas de suministro de agua y saneamiento. Por ejemplo, los desagües de las casas estaban conectados a desagües públicos más grandes, y las aguas residuales de una casa se conectaban con la línea de alcantarillado principal.

También se descubrieron inodoros que usaban agua corriente para deshacerse de los desechos en Escocia, datados más o menos hacia la misma época. Además, existe evidencia de inodoros primitivos que se usaron durante el siglo XVIII a. C en Creta, Egipto y Persia. Los inodoros conectados a un sistema de cisternas eran también populares en los baños de las casas romanas, en las cuales se ubicaban sobre alcantarillas abiertas.

El inodoro en la Edad Media

En la Edad Media, algunas familias usaban lo que básicamente consistía en un agujero en el suelo sobre una tubería que llevaba los residuos a un pozo negro. Para eliminar dichos residuos, había trabajadores que iban por la noche para limpiarlos, recolectar los desechos y luego venderlos como fertilizante.

El inodoro en el siglo XIX

En el siglo XIX, algunos hogares ingleses usaban un sistema sin agua ni cisterna llamado “inodoro seco de tierra”. Inventado en 1859 por el reverendo Henry Moule de Fordington, estas unidades mecánicas compuestas de un asiento de madera, un caldero y un contenedor separado, mezclaban tierra seca con las heces para producir un compost que se podía devolver de manera segura a la tierra.

Podríamos afirmar que fue uno de los primeros inodoros secos de compostaje como los que se usan actualmente en parques y otras ubicaciones junto a carreteras de Suecia, Canadá, EEUU, Reino Unido, Australia y Finlandia.

El inodoro en la Edad Moderna

El primer diseño de inodoro moderno con cisterna lo inventó Sir John Harington, un cortesano inglés, en el año 1596. Harington describió el dispositivo en un panfleto satírico titulado “A New Discourse of a Stale Subject, Called the Metamorphosis of Ajax”, (“Un Nuevo Discurso Sobre un Asunto Viejo, Llamado la Metamorfosis de Áyax”), que contenía alegorías insultantes hacia el Conde de Leicester, un amigo íntimo de su madrina la reina Isabel I. Tenía una válvula que permitía que el agua fluyera hacia abajo y vaciara una taza impermeable. Finalmente, acabaría instalando un modelo funcional en su casa de Kelston, y otro para la reina en el Palacio de Richmond.

Sin embargo, no fue hasta 1775 cuando se concedió la primera patente de un inodoro práctico con cisterna. El diseño del inventor Alexander Cumming incluía una modificación importante llamada “trampa S”, una tubería en forma de S llena de agua bajo la taza que formaba un sello para evitar que los malos olores subieran. Unos años después, el sistema de Cumming fue mejorado por el inventor Joseph Bramah, quien sustituyó la válvula corredera situada en la parte inferior de la taza por una solapa con bisagra.

Fue alrededor de mediados del siglo XIX cuando los “lavabos de agua”, como se los llamaba, empezaron a afianzarse entre las masas.

En 1851, un fontanero inglés llamado George Jennings instaló los primeros inodoros públicos de pago en el Palacio de Cristal del Hyde Park de Londres. En esa época, los clientes tenían que pagar un penique por usarlos, e incluían extras como una toalla, un peine y limpieza de zapatos. A finales de la década de 1850, la mayoría de los hogares de clase media de Gran Bretaña estaban equipados con un inodoro.

Inodoro de Xiaomi con Wifi

Inodoro de Xiaomi con Wifi

Extra: apodos del inodoro

El inodoro también es conocido como retrete, sanitario, taza, váter, retrete, cagadero.

Los británicos se referían al inodoro como el “crapper” (algo así como “cagadero”). Esto se atribuye a Sir Thomas Crapper, un fontanero cuya empresa, Thomas Crapper and Co., fabricaba y vendía una línea popular de inodoros a finales del siglo XIX.

Algunos miembros de la familia real, que incluían al príncipe Eduardo y a Jorge V, equiparon sus residencias con los sistemas de saneamiento de Crapper. Su nombre se convertiría en un sinónimo de inodoro después de que los soldados estadounidenses empezaran a usarlo para referirse a los retretes cuando volvieron a su país después de la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién inventó el inodoro?
5 (100%) 2 votos

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo con nuestra Política de Privacidad
Aceptar