¿Quien inventó el Periscopio?

Un periscopio es un dispositivo óptico que se utiliza para realizar observaciones desde una posición oculta o protegida. Los periscopios sencillos consisten en espejos reflectantes y/o prismas situados en los extremos opuestos de un tubo contenedor. Las superficies reflectantes son paralelas entre sí y están colocadas con un ángulo de 45° con respecto al eje del tubo.

Periscopios y el ejército

Esta forma básica de periscopio, con la adición de dos lentes simples, sirvió para propósitos de observación en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial.

Además, el personal militar también usaba periscopios en algunas torretas. Los tanques también usaban periscopios: permiten al personal militar comprobar su situación sin abandonar la seguridad del tanque.

Un importante desarrollo, el periscopio rotativo Gundlach, incorporaba una parte superior giratoria que permitía al comandante de un tanque lograr un campo de visión de 360 grados sin mover su asiento. Este diseño, patentado por Rudolf Gundlach en 1936, se usó por primera vez en el tanque ligero polaco 7-TP (producido desde 1935 hasta 1939).

Los periscopios también permitían a los soldados ver por encima de la parte superior de las trincheras, evitando de esta manera exponerse al fuego enemigo (sobre todo el de los francotiradores). Durante la Segunda Guerra Mundial, los observadores de artillería y los oficiales usaban periscopios binoculares fabricados específicamente con distintas monturas.

Los periscopios más complejos, que usan prismas y/o fibras ópticas avanzadas en vez de espejos, y que también proporcionan aumento, se utilizan en submarinos y en varios campos de la ciencia.

El diseño general del periscopio de submarino clásico es muy simple: dos telescopios apuntados el uno al otro. Si los dos telescopios tienen distinto aumento individual, la diferencia entre ambos provoca un aumento o reducción total.​

SIR HOWARD GRUBB

La Marina atribuye la invención del periscopio (1902) a Simon Lake, y su perfeccionamiento a Sir Howard Grubb.

A pesar de todas sus innovaciones, el USS Holland tenía al menos un problema importante: la falta de visión cuando estaba sumergido. El submarino tenía que salir a la superficie para que la tripulación pudiera mirar al exterior a través de las ventanas de la torre de mando, lo que privaba al Holland de una de las mayores ventajas del submarino: el sigilo. La falta de visión cuando estaba sumergido acabó corrigiéndose cuando Simon Lake usó prismas y lentes para desarrollar el omniscopio, predecesor del periscopio.

Sir Howard Grubb, diseñador de instrumentos astronómicos, desarrolló el periscopio moderno, que se usó por primera vez en los submarinos de la Marina Real Británica de tipo Holland. Durante más de 50 años, el periscopio fue la única asistencia visual de los submarinos, hasta que se instaló una televisión subacuática a bordo del submarino nuclear USS Nautilus.

Periscopio

Thomas Grubb (1800-1878) fundó una empresa de fabricación de telescopios en Dublín. El padre de Sir Howard Grubb destacó por inventar y construir maquinaria de imprenta. A principios de la década de 1830, construyó un observatorio para su uso privado equipado con un telescopio de 23 centímetros.

El hijo menor de Thomas Grubb, Howard (1844-1931) se unió a la compañía en 1865, y bajo su dirección la empresa ganó reputación por la gran calidad de los telescopios Grubb.

Durante la Primera Guerra Mundial, la demanda de la fábrica de Grubb se centró en las miras de armas y en los periscopios para la guerra, y fue durante esos años cuando Grubb perfeccionó el diseño del periscopio.

2017-12-01T13:17:07+00:00 Tecnología|0 Comments

Leave A Comment